lunes, 13 de marzo de 2017

Segunda parte por Dr. A tomar por el culo

—Me cago en su puta madre. Ahora ella estará alerta...
—¡Eh, vos, tranquila! Era amigo mío.
—¡Carajo! Por eso está muerto el muy imbécil. Después de leer el diario le dije que no hablara con ella. Tanto amor y tanta paz, ¿de qué coño le han servido?
El cuerpo de Sergio reposa en el suelo del claustro de profesores. La asquerosa mezcla de sangre, vísceras y excrementos se desparrama por el viejo parqué enmohecido. Es el último regalo del hombre a este asqueroso mundo.
—Por favor —interviene Roberto—, parad de discutir.
—¡Cállate! Estoy hasta los ovarios de inútiles como vosotros.
En ese momento el trío enmudece. El lamento gutural inunda de nuevo hasta el último rincón de la vieja escuela. Las paredes tiemblan presas del antiguo odio atrapado. Raúl empuña con fuerza el sica. Roberto a su lado sostiene el atlatl.
—Imbéciles, no os van a servir.
—Tú haz lo que quieras. Yo interpreté otra cosa en el diario.
—Estoy con Raúl.

* * * (...) * * *

—¿Soy guapa?
—Sí —Ángela observa el enorme cráneo de la mujer enana. Ni un ápice de pelo corona la deformidad—, eres muy guapa...

—¿Te gusto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario