lunes, 13 de marzo de 2017

Segunda parte por Moore

Siempre dicen lo mismo. Ángela…dijo Raúl, te recuerdo que nunca hemos visto nada.
Porque no venimos a cazar fantasmas sino a encerrarnos y atrapar musas por los velos y hacerlas nuestras aclaró Sergio con entusiasmo.
Llegamos señaló Ángela y no por evitar que Raúl contestará con acritud, sino porque ya estaban en la entrada de la casona.
El lugar era impresionante y todos lo expresaron de maneras distintas al entrar al  recibidor; estaba muy limpio, considerando el abandono. El salón les golpeó con un tufillo a encerrado, pero no había nada tenebroso en pleno día. Los muebles estaban cubiertos y la luz entraba por los ventanales iluminando motitas de polvo.
Ángela los miró con aire triunfal. Sergio sonreía a Raúl, y Carmen se sentó en un  escalón con el bastón a un lado.
Muy bien, Brutos dijo Carmen. Tenemos unas horas de luz y tres días para trabajar. Despejaré el salón y ustedes saquen las provisiones.
Cuando se quedó sola se dio un chute de morfina, los demás no conocían su reciente adicción, la ocultaba bien. Respiró profundo mientras relajaba el cuerpo, fue entonces cuando escuchó los gritos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada